All Boys Almagro Argentinos Jrs Altanta Barracas Central Boca Jrs Chacarita Comunicaciones Defensores de Belgrano Deportivo Español Sacachispas Ferro Huracan Nueva Chicago Platense Riestra River Plate San Lorenzo San Telmo Velez Sarsfield vacio

La Superliga de Huracán

Luego de una campaña que dejó al Globo al borde del descenso a mediados del año pasado, el técnico Gustavo Alfaro tomó las riendas de un proyecto que no se sabía qué futuro tendría, pero a raíz de sobresalientes actuaciones como las de Marcos Díaz, Saúl Salcedo, Israel Damonte e Ignacio Pussetto, superó ampliamente las expectativas y hasta estadísticas más recientes, logrando incluso la clasificación a la Libertadores 2019. El análisis de esta temporada de Huracán, en esta nota.

“Huracán es un puñado de buenas intenciones” había sentenciado Lechuga Alfaro allá por la primera fecha de la Superliga, tras la derrota 3-1 frente a Independiente en Avellaneda. Cómo cambiar esa calificación y lograr revertir ese presente del conjunto de Parque de los Patricios era el verdaro reto que tenía el flamante entrenador del Globo, que recibía a un equipo a dos puntos del primer descenso y que había sumado 29 puntos en 30 fechas.

Si uno se parara en aquel entonces no podría imaginar cómo terminó la historia. Huracán, clasificado a la próxima Copa Libertadores, 4º en la tabla de posiciones y 48 puntos en total, logró a base de sacrificio y rigor salir de la zona peligrosa del descenso con muchas fechas de antelación e incluso colarse en el torneo internacional más seductor de América. Obviamente, no fue fácil y por momentos parecía que los cosechado en el primer tramo se diluiría en la segunda parte del torneo, separado en dos luego de fin de año.

Huracán, clasificado a la próxima Copa Libertadores, 4º en la tabla de posiciones y 48 puntos en total, logró a base de sacrificio y rigor salir de la zona peligrosa del descenso con muchas fechas de antelación

En lo que respecta a la flamante Superliga que debutó como torneo doméstico el año pasado, es necesario destacar que el Globo tuvo varias victorias de esas que se denominan “de 6 puntos”. Con Olimpo, Vélez, Chacarita, Temperley, Tigre -todos rivales directos en la tabla de los promedios- Huracán sumó de a 3 puntos. Además, le ganó a River en el Tomás Adolfo Ducó en la fecha 13, la primera tras el receso de verano, en lo que fue la única victoria a uno de los grandes de la Argentina en este torneo.

Con 13 partidos ganados en el torneo -misma cantidad que Talleres, Independiente, Racing, el mismo River y Defensa y Justicia- el conjunto de Alfaro multiplicó las cifras alcanzadas en los ultimos dos campeonatos largos (2016/17 y 2015), en los que había cosechado tan solo 6 victorias. Pero no solo significan números duros, ya que dentro de esos 13 triunfos, 7 tuvieron lugar en Parque Patricios, lo que convirtió al Ducó en una verdadera fortaleza y a Huracán en un equipo que algunos denominaban “molesto”.

También es dable destacar que el Globo solo perdió 5 partidos, misma cantidad que el campeón Boca Juniors, el subcampeón Godoy Cruz y el tercero San Lorenzo. Otra vez, si uno lo comparara con los anteriores torneos de un año, puede observar a las claras la diferencia de rendimiento. 13 derrotas tuvo Huracán en el Campeonato 2016/17 y 12 en el del año 2015, recibiendo 30 y 37 goles en contra respectivamente. Este año, en 27 fechas, sufrió que le convirtieran 24 veces, incluyendo en ellos los 4 tantos que le hizo Racing en Avellaneda en la fecha 14.

En las anteriores competiciones domésticas, Huracán terminó 25º y 23º respectivamente siendo que el 4º puesto conseguido este año una posición a la que no llegaba desde el recordado Clausura 2009 de Ángel Cappa, Javier Pastore y compañía, en la que terminó segundo. Sí es necesario diferenciar esos torneos con éste en el hecho para nada despreciable de que el Globo participaba paralelamente de competiciones internacionales, sea la Sudamericana (a la que llegó a la final en 2015) o la Libertadores. En ese sentido, efectivamente esta temporada abocada al torneo local le sirvió al equipo de Alfaro para acomodarse, sobre todo en los promedios.

No es menor el récord que igualó Gustavo Alfaro en la semana del empate ante el ya campeón Boca Juniors. Desde los Apertura 2000 y Clausura 2001 inclusive, ningún técnico quemero había mantenido su puesto una temporada completa. En ese momento había sido Carlos Babington, ex jugador, entrenador y presidente del club. En 2018 lo logró Alfaro. Y más relevancia adquiere el detalle si se lo compara con los últimos dos torneos largos, en los que pasaron tres técnicos: Néstor Apuzzo, Eduardo Domínguez y Juan “Vasco” Azconzábal.

Desde los Apertura 2000 y Clausura 2001 inclusive, ningún técnico quemero había mantenido su puesto una temporada completa.

En lo que respecta a las actuaciones individuales, hubo dos  detalles insoslayables. El primero, es que el segundo goleador del equipo detrás de “Nacho” Pussetto (9 goles) fue Ramón “Wanchope” Ábila, quien había sido adquirido por Boca en julio del año pasado pero cedido por seis meses a Huracán. El delantero cordobés, hasta su lesión ante Vélez, había logrado convertir 4 goles con la camiseta quemera. Luego de los dos nombrados le siguieron Mauro Bogado, Fernando Coniglio e Israel Damonte, cada uno con 3.

El otro dato necesario de resaltar es que esta Superliga dejó una emotiva nota de color para el Globo, que despidió a uno de sus referentes de las últimas décadas, Daniel “Rolfi” Montenegro. Habiendo debutado en 1997 y luego de un paso intermedio a principios de la década y tras una larga trayectoria nacional e internacional, el “10” dejó el fútbol profesional el último fin de semana del torneo, tras el empate 3 a 3 contra el campeón Boca Junior.s

El jugador que más partidos disputó durante la Superliga fue el goleador del equipo: Ignacio Pussetto. Jugó todos los partidos, la mayoría de ellos a un nivel fenomenal, logrando ganarse el respeto y cariño del pueblo quemero, además de convertise en una pieza fundamental en el armado del plantel. Al ex Atlético Rafaela le siguieron Marcos Díaz, Adrián Calello y el capitán Hugo Nervo, con un solo partido menos y siendo todos parte esencial de la columna vertebral del Huracán de Gustavo Alfaro.

El jugador que más partidos disputó durante la Superliga fue el goleador del equipo: Ignacio Pussetto. Jugó todos los partidos, la mayoría de ellos a un nivel fenomenal, logrando ganarse el respeto y cariño del pueblo quemero

A Gustavo Alfaro se lo suele acusar de “defensivo” y poco arriesgado, pero la racha de 12 invictos con la que cerró el torneo deberían acallar cualquier crítica al planteo, ya que dentro de la misma además se incluyeron 4 victorias al hilo (San Martín, Argentinos, Tigre y Atlético Tucumán). Quizá es lo que necesitaba este alicaído Huracán que el ex técnico campeón de la Sudamericana agarró en julio del 2017.

Lo que sí es seguro que le hacía falta a la institución era salir de la “maldita” tabla del fondo, como la supieron adjetivar varios jugadores del plantel. Y salió nomás, quedando hoy a 11 puntos de los descensos. Sin dudas, un campañón histórico del equipo de Parque Patricios, para recordar y cuidar en base a un buen mercado de pases de invierno y manteniendo la base de este plantel.


Por Kevin Bastus para Clubes Porteños

The following two tabs change content below.

Kevin Ariel Bastus

Latest posts by Kevin Ariel Bastus (see all)

Comentarios