All Boys Almagro Argentinos Jrs Altanta Barracas Central Boca Jrs Chacarita Comunicaciones Defensores de Belgrano Deportivo Español Sacachispas Ferro Huracan Nueva Chicago Platense Riestra River Plate San Lorenzo San Telmo Velez Sarsfield vacio

Balance positivo

 

El conjunto de Saavedra no sólo logró cumplir el preciado objetivo del ascenso, sino que además cosechó muy buenos números a lo largo de todo el año.

El 2018 fue un año que quedará para el recuerdo en la retina de cada hincha calamar. Y no es para menos, porque fue durante esta última temporada cuando Platense consiguió materializar ese sueño que perseguía desde hace tanto tiempo y que siempre, por una razón u otra, se le negaba rotundamente: el de volver a la categoría de plata.

Muchos fueron los entrenadores que pasaron por el club a lo largo de los últimos años. Todos ellos fijándose un único cometido: sacar al Marrón del infierno de la B Metropolitana y empezar a trabajar para devolverlo al lugar que pertenece, aquel que nunca debió haber abandonado y al cual, todavía no ha podido regresar.

Sin embargo nadie fue capaz de dar con la fórmula exacta para alcanzar tamaño propósito. Hasta que llegó Fernando Ruiz y, de a poco, las fantasías se fueron transformando en realidades al tiempo que el equipo obtenía buenos resultados. Es así como el Calamar pudo regresar al Nacional B y empezar a ilusionarse con lo que siempre quiso: volver a ocupar un lugar entre los grandes.

Pero el ascenso no fue el único mérito del que puede presumir el técnico Ruiz, sino que representa más bien una mínima parte, una forma de coronar el gran trabajo llevado a cabo a lo largo de doce meses. Y es que a partir de su llegada al banco marrón y blanco, el plantel logró asimilar una idea de juego clara y ser fiel a ella en todas las ocasiones. El equipo podrá ganar o perder, pero siempre siendo coherente con las consignas asignadas por su entrenador y el estilo que lo caracteriza.

Con estos principios instalados, el Calamar se consolidó como un conjunto fuerte y duro de roer, algo que se puede ver reflejado en los números que cosechó Tense a lo largo del año y que dejó un saldo de 15 victorias, 9 empates y tan solo 7 derrotas en un total de 31 partidos jugados entre B Metropolitana y Nacional B. Por si fuera poco, en la Copa Argentina llegó hasta los octavos de final, dejando por el camino a clubes importantes como Belgrano de Córdoba y cayendo nada más, ni nada menos que ante el campeón de la Libertadores, a quien además, no se la hizo fácil.

De esta forma se cerró un 2018 con balance más que positivo para Platense, que en las próximas fiestas podrá brindar con la tranquilidad de saber que transita por el buen camino y que ha cumplido con creces la meta que se había propuesto este año, aunque tampoco debe olvidar que dicha meta sólo representa un paso en el largo trayecto al sueño máximo. Toca entonces, seguir caminando.

The following two tabs change content below.

Javier Castrilli

Latest posts by Javier Castrilli (see all)

Comentarios